viernes, 9 de enero de 2015

El poeta Ernesto Cardenal cumple noventa años.

Epigramas. Ernesto Cardenal. Anamá,
Nicaraga, 1997. El dibujo de la portada
es el retrato que le hizo Francisco
Amighetti a Ernesto Cardenal, en
México en 1947.
El poeta Ernesto Cardenal, nacido en Granada, Nicaragua, el 20 de enero de 1925, próximamente cumplirá noventa años de edad. En otra entrada de este blog me referí a su libro En Cuba. Sus libros de memorias Vida perdida, Los años de Granada y La revolución perdida, brindan valiosas claves para comprender su vida de poeta, sacerdote y revolucionario que está íntimamente ligada, en sus tres facetas, a la historia de su país. Su obra poética es amplia y diversa porque durante más de medio siglo el padre Cardenal no ha dejado de escribir ni de explorar. Sin embargo, como una forma de celebrar sus noventa años, he vuelto a repasar sus poemas más conocidos:  Epigramas y Oración por Marilyn Monroe.
En América Latina, prácticamente todos los jovenes enamorados amantes de la poesía los recitan de memoria. A fin de cuentas, con otros nombres distintos, todos hemos tenido una Claudia que se adueñó de nuestros sueños, pero a la que nunca pudimos conquistar.



Te doy, Claudia, estos versos, porque tú eres su dueña.
Los he escrito sencillos para que tú los entiendas.
Son para ti solamente, pero si a ti no te interesan,
un día se divulgarán tal vez por toda Hispanoamérica...
Y si al amor que los dictó, tú también lo desprecias,
otras soñarán con ese amor que no fue para ellas.
Y tal vez verás, Claudia, que estos poemas,
(escritos para conquistarte a ti) despiertan
en otras parejas enamoradas que los lean
los besos que en ti no despertó el poeta. 

Al perderte yo a ti tú y yo hemos perdido:
yo porque tú eras lo que yo más amaba
y tú porque yo era el que te amaba más.
Pero de nosotros dos tú pierdes más que yo:
porque yo podré amar a otras como te amaba a ti
pero a ti no te amarán como te amaba yo.

Muchachas que algún día leáis emocionadas estos versos
y soñéis con un poeta:
sabed que yo los hice para una como vosotras
y que fue en vano.

Esta será mi venganza:
Que un día llegue a tus manos el libro de un poeta famoso
y leas estas líneas que el autor escribió para ti
y tú no lo sepas.

Tú estás orgullosa de mis versos
pero no porque yo los escribí
sino porque tú los inspirastes tú
y a pesar de que fueron contra ti:
Tú pudiste inspirar mejor poesía.
Tú pudiste inspirar mejor poesía.

A los noventa años, lee en tablet y acaba de abrir su cuenta
de Twitter. 
Aquel joven enamoradizo, según sus propias palabras, nació poeta. Estudió literatura en México y los Estados Unidos y viajó por diferentes países de Europa. Luego de haber visto el ancho mundo, tuvo vocación religiosa y decidió entrar a un monasterio trapense en Kentucky, donde conoció a al monje Thomas Merton, uno de los grandes escritores de espiritualidad del Siglo XX, quien llegaría a ser su principal maestro. Por motivos de salud, Cardenal debe abandonar la trapa y continúa sus estudios eclesiásticos en Colombia. En una clase de Teología, el profesor les comunicó a los seminaristas la muerte de Marilyn Monroe. La oración por el descanso de su alma es una obra maestra de la poesía. Le pide a Dios que acoja el alma de esta mujer conocida en todo el mundo como Marilyn Monroe, aunque ese no era su verdadero nombre. Recuerda que la famosa estrella de cine fue violada a los nueve años y que, en su juventud, fue una empleadita de tienda que soñaba con ser actriz. En la superproducción de su vida, de alguna manera participamos todos y la película terminó sin el beso final. La soledad, la desesperación, el temor, acabaron empujándola a tomar la decisión de quitarse la vida. Tal parece que en sus últimos instantes, trató de llamar a alguien por teléfono pero nunca se supo a quién. En el video, Ernesto Cardenal lee la Oración por Marilyn Monroe, en el Festival Internacional de Poesía de Granada, Nicaragua, 2014.

Además de poeta y sacerdote, Cardenal tuvo una tercera vocación: la de revolucionario. Fundó la legendaria comunidad en la isla de Solentiname y predicó un siempre un cristianismo que anunciaba el Reino de Dios denunciando las injusticias. Cuando cayó la dictadura de Somoza y el Frente Sandinista tomó el poder Cardenal, como Ministro de Cultura, realizó una gran labor en la promoción de la música, el teatro, la pintura, la artesanía y, muy especialmente, de la poesía. En Nicaragua había talleres de poesía no solo en círculos académicos e intelectuales, sino entre campesinos, amas de casa y trabajadores de la ciudad. Mientras su hermano Fernando, sacerdote jesuita, como Ministro de Educación, estaba a cardo de las campañas de alfabetización, Ernesto Cardenal emprendió su campaña de alfabetización poética, gracias a la cual, hoy en día Nicaragua es quizá el único país del mundo en que la poesía es escrita y apreciada por personas de todas las edades, ocupaciones y estratos sociales. 
Como su obra poética, la vida de Ernesto Cardenal es amplia y rica. Ya habrá oportunidad de comentarla cuando reseñe sus libros de memorias. En estos días previos a su cumpleaños número noventa, invito a repasar sus poemas. Siempre joven y siempre activo, Cardenal acaba de abrir su cuenta de twitter @poetacardenalni  por medio de la cual podrán, además de felicitarlo por su cumpleaños el día 20, estar en contacto con el poeta ojalá por muchos años más.


En la entrega del Premio Reina Sofía 2012. Javier Báez, Blanca Castellón, la
reina Sofía, el poeta Ernesto Cardenal y Luz Marina Acosta.



Un bonito recuerdo personal del I Festival de Poesía de Granada, Nicaragua
2005. Estoy sentado entre el poeta Francisco de Asís Fernández Arellano, Presidente
del Festival, y el poeta Ernesto Cardenal.  A la derecha, firmando autógrafos,
el novelista Sergio Ramírez. Aunque no se ven tan claramente como en la foto
con la reina Sofía, atrás aparecen Blanca y Luz Marina.

INSC: 1533

1 comentario:

  1. Quien llegara a la edad del señor Cardenal en ese estado de forma. Admirable esa gente mayor que, pese a todo, se resigna a quedarse caduca.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...